Designación planetaria MH1-ZZ9PZA, continente boreal, 42º02′ Norte, 2º41′ Oeste…

A la Teniente Susan Travers siempre le habían gustado los bosques y las junglas, y aunque este planeta estaba lejos de parecerse a Ariadna, por algún motivo se sentía cómoda mientras avanzaba con su regimiento de Chasseurs. Al principio les había costado aceptarla, al no ser de origen francés, pero ya hacía tiempo que había demostrado sus habilidades como batidora, y parecía que hoy no iba a ser diferente.

– Capitán, aquí la Teniente Travers, he alcanzado el objetivo.

Tras unos segundos de estática, la respuesta llegó a través del intercomunicador.

– ¿Y bien? ¿Qué les digo a los del cuartel general?

– Confirmado, son una ruinas, y por los dibujos y otras marcas, yo diría que son Tohaa.

– Está bien. Revise el perímetro, haga una inspección preliminar de las ruinas y vuelva al punto de encuentro… – hizo una pausa mientras suspiraba mentalmente pensando en el papeleo que iba a tener que rellenar cuando volviera a la base por culpa de los protocolos Tohaa -. Ah, y saque fotos de todo lo que parezca relevante, para el informe.

Dos horas después, con un mapa a escala de los restos de lo que fueran aquellas ruinas y más de dos docenas de imágenes, la Teniente Travers comenzó el camino de vuelta para reunirse con su compañero antes de dirigirse al punto de encuentro con el resto del destacamento. A cien metros de la posición donde había dejado a Duchamp, se detuvo en seco. Había servido con él en más de una treintena de misiones, y siempre, siempre, la había esperado sin moverse del sitio, como una estatua. Esta vez, según se acercaba, vió como Duchamp se ponía en movimiento de vuelta al punto de encuentro, siguiendo el camino que habían hecho hasta ahí.

Lo primero que se le pasó por la cabeza fue contactar con él, pero su instinto le dijo que algo andaba mal, y siempre se fiaba de su insinto. Dejó que pasara un minuto y comenzó a acercarse al árbol en el que había dejado a Duchamp hacía unas 3 horas, solamente para descubrir que seguía allí, pero bastante más muerto que la última vez que le vio. Solamente podía haber una explicación… un maldito Fiday, dirigiéndose ahora hacia su campamento.

No podía encargarse del Hassassin ahora mismo, ya que la información recogida era más importante, y además tenía que confirmar la presencia de más tropas enemigas antes de dar por completada su misión, así que, en lugar de seguir las huellas que estaba dejando de vuelta a su campamento, decidió seguir las huellas que le habían traído hasta allí, no sin antes avisar a su superior. Tras establecer la frecuencia codificada en su intercomunicador, mandó el mensaje correspondiente:

– Campamento, al habla Foxtrot Tango. Preparen la enfermería, Foxtrot Delta ha comido algo en mal estado. Repito, Foxtrot Delta ha comido algo en mal estado, cambio.

– Foxtrot Tango – la respuesta tardó unos segundos en llegar -, aquí campamento. Recibido, prepararemos la enfermería para Foxtrot Delta. Tenga cuidado con lo que come usted también. Cambio y corto.

Las huellas del Hassassin le llevaron de vuelta a las ruinas, aunque no se detenían allí, sino que seguían en dirección norte. Antes de continuar, se detuvo en seco. Algo a su espalda se había movido, algo que no estaba ahí hace un momento. Lentamente, mientras un escalofrío recorría su espalda, deslizó suavemente su mano por su pierna, y en un movimiento casi imperceptible lanzó su cuchillo arrojadizo, que alcanzó a su objetivo, apenas a 4 metros de donde se encontraba.

Lentamente, se acercó a la pared de ruinas y sacó el cuchillo del cadaver incrustado en la pared. Una especie de anfibio, a medio camino entre una salamandra y una serpiente, se sacudió una última vez antes de caer al suelo. Limpió el filo de su cuchillo con la hoja de un árbol cercano y continuó siguiendo las huellas del Fiday, que sin duda le acabarían conduciendo a la base de su destacamento. Debía averiguar la capacidad ofensiva del enemigo, así como su número y situación exacta, para poder planificar la siguiente fase.

Con esto en mente abandonó las ruinas, no sin antes dar un último vistazo. La verdad es que eran magníficas, y hasta cierto punto le recordaban a las historias de los templos tailandeses abandonados en las junglas de la Tierra, aunque estas parecían estar abandonadas hace mucho más tiempo. A saber cuántos miles de años llevaban los Tohaa sin pisar este planeta…

Unos minutos después, Akadi decidió que ya podía moverse y recogió el cuerpo del reptil, que yacía muerto a sus pies. Lo mantuvo en sus manos unos segundos mientras pronunciaba unas palabras en su lengua natal, y gracias a su traje termo-óptico, parecía como si el cadáver estuviera flotando en el aire, bajando lentamente hasta la tierra donde, con cuidado, lo enterró. A continuación se dirigió al centro de las ruinas y, tras introducir una pequeña llave de metal codificada y colocar su mano desnuda sobre una piedra aparentemente cubierta de musgo, una trampilla se abrió a sus pies, dando paso a unas escaleras que descendían a una sala iluminada por una tenue luz azul-verdosa.

– Unidad Clipsos detectada, iniciando módulos. Sistemas de defensa desactivados – dijo una voz automatizada -.

Akadi se sentó delante de un terminal de comunicaciones, se quitó la capucha e introdujo la cabeza en el hueco reservado a tal fin. Sin tener que decir nada el sistema reconoció su huella genética y habilitó los protocolos reservados para su nivel de acceso. Con las manos desnudas comenzó a recorrer la superficie que hacía las veces de teclado, transmitiendo a sus superiores todo lo que había visto, así como los datos precisos de lo que había averiguado.

Mientras tanto, a unos kilómetros al norte de allí…

Encaramada a un árbol, a 4 metros sobre el suelo, la Teniente de los Foxtrot terminaba de registrar en su libreta el número total de las fuerzas Hassassin. Parecía un contingente casi tan grande como el suyo propio, aunque en este caso parecía que habían traído más proporción de científicos que ellos.

– Capitan, aquí Travers. Comienzo la transmisión de información.

– Espere un segundo, Travers, Duchamp acaba de llegar y me iba a informar de la situación… – hizo una pausa, a la que siguió un ruido corto y seco, seguido de otros dos más, que el oído entrenado de Travers reconoció como el silenciador de una pistola -. Tenía usted razón, Travers, Duchamp iba a necesitar la enfermería. El equipo de recuperación se dirige a la posición desde la que nos envió el mensaje. Continúe con su informe.

– Sí, señor. 2 Remotos Kameel…

Travers siguió transmitiendo toda la información que había recabado sobre las fuerzas enemigas mientras volvía sobre sus pasos, en dirección a la posición donde había dejado el cuerpo de Duchamp.

RONDA2: DEBILITAR AL RIVAL: PARTIDA DE CAZA

Tras cosechar la primera victoria en el enfrentamiento inicial con las fuerzas enemigas, ha quedado claro que hay muchos competidores por hacerse con el control de Juegasia. Dispuestos a no ceder terreno, y ahora que tienen una buena base desde la cual comenzar sus operaciones, el siguiente paso es debilitar a los principales rivales antes de que puedan organizarse y convertirse en una seria amenaza para los planes de la facción.

La clave parta ello es capturar a los posibles líderes del contrario, evitar que establezcan comunicaciones con el exterior y a ser posible, hacerse con los Científicos para restarles capacidad operativa y obtener toda la información de la que dispongan.

Desde las altas esferas se rumorea que alguien le ha pegado el chivatazo al O-12 sobre la existencia de Juegasia, y que están preparando un convoy específico para averiguar qué está pasando exactamente, así que habrá que ir con cuidado sobre las acciones que se toman contra las tropas enemigas, de ahí que el objetivo de esta fase sea capturar y no eliminar.

DETALLES DE LA MISIÓN

Configuración tipo: B1

Reglas Especiales: Antenas de Comunicaciones, Activar Antenas, Caza de Objetivos, Misión de Captura, Línea de Mando Reforzada, Científicos.


Objetivos Principales

– Desconectar Antena (1 Punto de Objetivo por cada Antena de Comunicaciones Desactivada).

– Cazar más Científicos enemigos que el adversario (2 Puntos de Objetivo).

– Cazar tantos Tenientes enemigos como el adversario (3 Puntos de Objetivo, sólo si se ha Capturado al menos uno).

– Cazar más Tenientes enemigos que el adversario (4 Puntos de Objetivo).


Clasificado

– Cada jugador tiene 2 Objetivos Clasificados (1 Punto de Objetivo cada uno).

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest